Pesca a la espera

La técnica de pesca a la espera consiste en esperar la llegada del pez. El pescador, normalmente escondido aprovechando el relieve marino, la flora o las zonas sombrías, espera la llegada del pez y selecciona la presa a capturar.

¿Qué llama la atención de la presa?

Al descender, los peces notan nuestras vibraciones así como las que provocamos en el fondo mediante sonidos guturales o por medio de nuestro equipo de pesca (golpes de fusil, linterna, etc.) o de nuestro cuerpo (movemos la arena, piedras, etc.). Esto hará que algunas presas se sientan atraídas y otras nos guarden distancia e incluso huyan.

¿Funciona el mimetismo?

A veces los pescadores adquieren material mimetizado con colores y texturas acordes al fondo en el que pescan. Hay múltiples interpretaciones y el pensamiento es muy subjetivo, por lo que la respuesta a esta pregunta queda al gusto de cada pescasub.

¿Se trata de una técnica efectiva?

El pescador submarino busca pasos de peces, observando la orografía del fondo, fauna y flora. Se trata de una técnica que requiere gran sacrificio (apnea) y no siempre da sus frutos, por lo que es muy sacrificada. De todos es sabido que quien practica esta técnica ve recompensa en la misma.

¿Cuál puede ser la causa por la que la presa no es atraída?

El hecho de no escondernos bien para atraer la curiosidad a la presa, emitir un exceso de vibraciones (en el descenso o realizar movimientos bruscos) o dejar ver claramente nuestra silueta, puede ser una causa clara para que la presa a capturar guarde distancia.

¿Qué preparación física requiere?

Dado que esta técnica requiere capacidad de realizar «esperas» de tiempo, lo más inmóvil posible, es preciso que la apnea esté muy trabajada y no perder tiempo de espera con movimientos inútiles (por ejemplo, podemos mover el fusil y no el cuerpo). Para obtener resultados, el pescasub debe economizar y racionar al máximo el esfuerzo. Muchos de los pescasubs experimentados, con buenos resultados, que realizan esta técnica suelen realizar ejercicio físico complementario e incluso entrenar en piscina y apnea en seco.

¿Qué riesgos tiene la pesca a la espera?

El hecho de realizar pesca submarina en sí conlleva un riesgo. Si sobrepasamos nuestros límites y no retomamos la superficie a tiempo, esta técnica puede resultar perjudicial para nuestro bienestar físico e incluso mortal (en casos contados), aunque no tiene por qué ser arriesgada si está bien ejecutada. No olvidemos que nuestro cuerpo está sometido a mayor presión que en la superficie y eso implica que el consumo de oxígeno aumente. Será fundamental escuchar a nuestro cuerpo y respetar los tiempos de recuperación en superficie. En esta técnica, el reloj-ordenador o profundímetro puede sernos de gran ayuda como elemento de seguridad.

¿Qué equipo conviene tener?

El traje debe ser acorde a la temperatura que aguantaremos en el fondo (el frío acorta las esperas), el fusil de un tamaño – y pegada – que permita capturar los peces deseados (si la espera es profunda, muchos pescadores usan fusiles de madera por su flotabilidad) y el lastre será el mínimo posible con el que podamos bajar y posarnos pero también retomar la superficie cómodos. Evidentemente, las aletas serán seleccionadas acorde a la profundidad y que aporten eficiencia en nuestro aleteo.