Pesca al acecho

La técnica de pesca al acecho consiste en acercarse poco a poco a los peces
 sin ser visto y seleccionar la captura. El pescador, aprovecha el relieve marino (que absorbe sus vibraciones), la flora o las zonas sombrías, para acercarse a los peces y selecciona la presa a capturar.

¿Pesca a la india o pesca al acecho?

Por lo general, en España son empleados indistintamente ambos términos y los dos son aceptados para referirse a la pesca a la india o a la pesca al acecho, aunque el término más extendido es pesca al acecho. En cambio, en Francia se distingue entre l’indienne y l’agachon.

Paco M 
Pesca Submarina 2018 – Aleteando en Verano

Adoptando un poco la terminología francesa, en este vídeo observamos algunos acechos en los que el pescasub se acerca, sorprende las presas en cortes verticales y dispara inmediatamente (pesca al acecho). Por otro lado, vemos, desplazamientos sigilosos en los que el pescador emplea su mano para llegar a un punto, puede o no hacer una pequeña espera, selecciona la presa y dispara (pesca a la india).

¿Cómo deben ser los movimientos?

En todo momento los movimientos deben ser sigilosos, sin movimientos bruscos que puedan delatarnos como depredador en acción de caza. No moveremos en exceso ni las aletas ni el cuerpo ni el fusil.

¿A qué profundidad se realiza?

En general, la profundidad media de un pescador medio no suele superar los 10 metros de profundidad.

¿Por dónde realizaremos los acechos?

Los acechos no se harán en la misma vertical donde hemos visto o sospechamos que está la pieza a capturar. Nos fijaremos en detalles tales como la corriente a favor o en contra o incluso en la ausencia de la misma. Buscaremos un recorrido por el que las presas no se sientan amenazadas y, sobre todo, cuidaremos la velocidad de los desplazamientos.

¿Se trata de una técnica efectiva?

Se trata de una técnica que requiere caídas sigilosas y, normalmente, mayores desplazamientos (respecto a otras técnicas). Estos desplazamientos se realizan, normalmente, con ayuda de la mano libre y raramente con las aletas (las aletas con flap funcionan muy bien). Esta técnica no siempre da sus frutos porque hay ejemplares que huyen, que no están cuando alcanzamos el punto deseado o que no dan la talla. Es probable que en la misma jornada de pesca combinemos otras técnicas de pesca como puede ser la pesca al agujero para procurarnos alguna captura.

¿Cuál puede ser la causa por la que la presa guarde más distancia o huya?

Emitir un exceso de vibraciones en nuestro desplazamiento, 
dejar ver claramente nuestra silueta, movernos muy rápido o realizar movimientos bruscos (de aletas o de fusil), pueden ser causas claras para que la presa a capturar huya o guarde distancia. En este caso, será interesante fijarse en otras especies de peces que alertan de nuestra presencia.

¿Qué preparación física requiere?

Esta técnica requiere la capacidad de realizar largos desplazamientos combinados con una buena apnea. Es por ello que trabajaremos nuestra apnea dinámica. Para obtener resultados, el pescasub debe economizar y racionar al máximo el esfuerzo: moverse con ayuda de sus brazos o dirigiendo adecuadamente su cuerpo, llevar el fusil bien recogido y juntar las aletas o dejarlas relativamente inmóviles. Todo ello contribuirá a buenos desenlaces. Los pescasubs con más apnea dinámica (en movimiento) y mejores resultados suelen realizar ejercicio físico complementario e incluso entrenar en piscina y apnea en seco.

¿Qué riesgos tiene la pesca al acecho?

El hecho de realizar pesca submarina en sí conlleva un riesgo. Si sobrepasamos nuestros límites y no retomamos la superficie a tiempo, esta técnica puede resultar perjudicial para nuestro bienestar físico e incluso mortal (en casos contados), aunque no tiene por qué ser arriesgada si está bien ejecutada. Recordemos que soltar el lastre nos ayudará a retomar la superficie con facilidad, pues nos dará flotabilidad positiva. Como siempre, será necesario escuchar a nuestro cuerpo, notar sensaciones y respetar los tiempos de recuperación en superficie. En esta técnica, al igual que en la pesca a la espera, el reloj-ordenador o profundímetro puede sernos de gran ayuda como elemento de seguridad.

¿Qué equipo conviene tener?

El frío acorta la apnea ya que sube nuestras pulsaciones. El traje debe ser acorde a la temperatura del fondo, el fusil de un tamaño – y pegada – que permita capturar los peces deseados (convencional de aluminio o de carbono o palillo de madera) y el lastre será aquel que nos mantenga estables con una flotabilidad neutra que nos permita descender, desplazarnos y retomar la superficie cómodamente. En esta técnica las aletas no suelen ser largas (no suelen sobrepasar los 80 cm de palas aproximadamente) y nos aportan un aleteo confortable que permite desplazarnos sin apenas esfuerzo.