El plomo de fondeo, el plegador y la boya

Muchas veces nos preguntaremos cómo hacer uso correcto y seguro de la boya, del plegador y del plomo de fondeo.

La boya es un elemento de seguridad que marca nuestra posición y sirve, principalmente, de elemento de transporte tanto de fusiles como de nuestras capturas. Además, podremos incluir otros accesorios cómo pueden ser un saca varillas, un botellín de agua, uno o más pasapeces, etc.

Para hacer uso correcto  y seguro de la misma no debemos separarnos más de 25 metros, ya que podemos vernos arrollados fácilmente por barcos y motos de agua, sobre todo en épocas vacacionales.

Otra utilidad que tiene la boya es que nos sirve de descanso en caso de malestar o fatiga y la podemos llevar por delante en la salida si prevemos que puede ser accidentada o peligrosa para amortiguar los posibles golpes, aunque este caso raramente se dará, pues debemos ser previsores.

El plegador tiene como función aportarnos más o menos distancia respecto a la boya. Esa distancia regulará el comportamiento de la misma.

En nuestro desplazamiento, la cantidad de cabo será la menor posible para transmitir nuestro impulso con mayor facilidad, pero sin que entorpezca nuestro aleteo.

En nuestra acción de pesca, regularemos la cantidad de cabo haciendo uso del plegador, evitando que el plegador quede sumergido, ya que con su flotabilidad provocará movimientos verticales.

Al entrar al agua saldremos con poco cabo para poder dirigir nuestra boya fácilmente (salvo que la lancemos) y a la salida valoraremos la cantidad de cabo en función del oleaje para que no nos arrastre hacia dentro, evitando accidentes.

Opcionalmente,  la boya podrá llevar amarrada en un extremo un amortiguador (de unos 6 mm de grosor y de unos 60-80 cm de largo) y un mosquetón con quitavueltas (de unos 10 cm) enganchado al plegador y la función de este amortiguador será amortiguar los movimientos de las olas, descargando la tensión entre boya y plegador.

Boya con amortiguador, mosquetón quitavueltas, cabo, plegador y plomo de fondeo.

El plomo de fondeo tiene como función inmovilizar nuestra boya en una posición. Para ello debemos evitar y asegurarnos de que el plegador no quede hundido, pues si no es así provocará movimientos a favor de la corriente.

Para que sirva de utilidad real, debemos usar un tipo de plomo que por su forma no quede atrapado en las grietas con facilidad y que tenga suficiente masa para que nuestra boya no se desplace.

Aparte de la utilidad mencionada, el plomo de fondeo se emplea para marcar un punto de pesca, es decir, para fondear al lado de alguna piedra o punto que nos interese pescar. Será muy útil sobre todo en la pesca al agujero en la que las piedras sean muy parecidas. El lugar para fondear será elegido en función de la corriente, evitando en lugares que sea difícil su recuperación y con distancia para no enredarnos con el cabo.

Antes de sumergirnos, tomaremos como referencia nuestro lugar de fondeo, pues nos ayudará a marcar la ubicación de los peces.

Como siempre, nuestras capturas irán a la boya y así evitaremos sustos innecesarios.