Carrete

El carrete es un accesorio extra  y de seguridad que puede colocarse en el fusil de pesca.

Utilidad del carrete.
El carrete prolonga el filamento de la varilla. En general, tras el disparo, su utilidad es dejar correr a las presas combativas de salida muy rápida para su posterior recuperación, evitando que se desgarren.  Además, como elemento de seguridad, evitará que la pieza nos hunda hacia el fondo. Otro uso que suele tener es permitirnos alcanzar la superficie con el fusil en caso de que la varilla quede atrapada en una grieta, piedra, etc., del fondo.

Componentes del carrete.
El carrete se compone habitualmente de cuatro partes:
a) Una pieza de acople y sujeción al fusil.
b) Una pieza unida a la anterior con guía hilos que contiene el eje cilíndrico en el que insertaremos y fijaremos la bobina de hilo.
c) Bobina o tambor de que contiene el hilo de nylon o un dyneema del carrete. Esta pieza tiene una manecilla o pieza que permite el giro del mismo.
d) El freno está en la parte superior del tambor. Si apretamos y cerramos más el espacio de movimiento del tambor, lograremos frenar más el carrete.

Ensamblaje del carrete en el fusil:

Tutorial montaje de carrete en fusil – www.cascoantiguo.com

Consejo práctico: abrir el freno lo justo en función de una posible carrera de una presa. Si nos pasamos, seguramente se enredará y atascará el carrete. Siempre vigilaremos el hilo para que no se nos enrede al cuerpo.

Tipos de carrete:

En general, encontraremos carretes verticales y horizontales, siendo los horizontales óptimos para los movimientos laterales y los verticales para los movimientos verticales. otras características serán su tamaño, su capacidad de embobinado, etc.

Flotabilidad del carrete.
Si bien el fusil se proporciona neutro de fabricación o puede tener una ligera caída de punta. El carrete, en función de sus componentes metálicos y plásticos, flotara más o menos, teniendo un comportamiento neutro o por lo contrario negativo, haciendo que el fusil cabecee hacia arriba. En este último caso, si no vamos a cambiar de carrete ni cambiar el dyneema o cabo que puede que no flote (hilo de nylon o similar), solucionaremos este inconveniente contrapesando el cabezal con plomo embutido en su interior, buscando que el fuste (todo menos la varilla) quede totalmente recto, a ser posible casi a ras de agua.  Los plomos de pesca a caña son muy útiles para ser embutidos en los cabezales convencionales.

Unión del carrete al filamento/nylon del fusil.
Esta unión es aconsejable que se haga mediante un nudo zafable para la fácil separación de los elementos. Es ideal cuando no podemos retirar una varilla hacia atrás, pero sí que podemos extraerla hacia delante, con lo que bastará con tirar para soltar el nudo fácilmente. Posteriormente, reharemos el nudo. En cualquier caso, nos asegurará recuperar el resto del fusil.
Hay quien coloca un tensor para amortiguar las salidas bruscas.
Por otro lado, también hay personas que usan mosquetones con giratorios, pero no son tan aconsejables por riesgo de rotura por una salida o tirones fuerte de la presa o incluso por desvíos no deseados, siendo más útiles para presas más pequeñas en fusiles pequeños.